El templo de Angkor Wat en Camboya

Forma parte de uno de los proyectos de ingeniería más asombrosos realizados por el hombre, con unas dimensiones que lo convierten en el templo hinduista más grande del mundo.

Al visitar Angkor Wat enseguida entendemos que se trata de una de las grandes maravillas arquitectónicas del mundo antiguo que pueden ser visitadas en la actualidad.

La estructura religiosa más grande del mundo

Angkor Wat es considerada la estructura religiosa más grande jamás construida por el hombre y forma parte de uno de los patrimonios arqueológicos más importantes en la actualidad.

Este tesoro arquitectónico es considerado el monumento más importante de todo el conjunto de templos que forman la ciudad antigua de Angkor, declarada Patrimonio Mundial de la UNESCO en 1992.

Templo Angkor Wat

Se localiza al noreste de Camboya, muy próxima a la ciudad de Siem Riep, dentro de un impresionante parque natural de abundante vegetación en plena selva camboyana.

Historia de la ciudad de Angkor

Es importante conocer el pasado de Angkor para entender la magnitud y relevancia de sus templos, una de las ciudades más importantes en la historia del sureste asiático.

Angkor es conocida como la ciudad perdida del antiguo reino de Camboya que, según comentan diversos historiadores, llegó a albergar a una población de un millón de habitantes.

Templo Angkor Wat

Se considera que fue una civilización próspera y rica en agricultura, con grandes infraestructuras y avanzados sistemas de regadío que permitieron un gran desarrollo de su civilización.

Orígenes del templo

El origen de los templos de Angkor se remonta al siglo IX durante el reinado de Jayavarman II, conocido como el gran creador del imperio Khmer, donde se construyó el conjunto de templos más antiguo en la ciudad de Angkor. Con su construcción el emperador buscaba la glorificación de los antiguos reyes jemeres del reino camboyano para rendir culto a sus dioses.

En el siglo XII, el rey jemer Suryavarman II será quien ordene la construcción del templo de Angkor Wat, que será el monumento más importante de toda la ciudad antigua. Se trataba de un líder poderoso al que toda su población veneraba, arrodillándose ante él, tal como muestran algunos de los bajorrelieves del templo.

Templo Angkor Wat

Según cuenta la leyenda, en el año 1113 d.C, un joven príncipe con ambiciones de poder tendió una emboscada a su tío abuelo, el por entonces rey del imperio.

Mientras éste paseaba subido en elefante por los dominios de su imperio, el joven saltó por encima de la cabeza del elefante alcanzando al rey y logrando asesinarle.

De esta forma, el joven príncipe consiguió llegar al poder del imperio, siendo nombrado como Suryavarman II («escudo del Sol»). De esta forma, el joven Suryavarman II consiguió el control del vasto imperio, que por aquella época abarcaba los países de Laos y Camboya.

Jardines Angkor

Para limpiar su imagen de rey traidor empleará la arquitectura monumental y el arte para mostrar a su pueblo que fue elegido por los dioses, ordenando la construcción del templo más grande jamás visto por el hombre, un templo que estará dedicado al Dios Visnhú.

Descubrimiento de Angkor Wat

La ciudad de Angkor nos muestra la grandeza del antiguo imperio Jemer que, durante un largo período de tiempo, fue la capital del imperio Khmer.

A lo largo del siglo XIV, tras la decadencia del imperio, la ciudad caerá en el olvido durante años quedando oculta en plena selva camboyana.

Dibujo Angkor

Algunos historiadores mantienen que Angkor Wat es el único templo que no fue abandonado, gracias a los monjes budistas que quedaron siempre al cuidado del mismo.

Monjes Angkor Wat

Se dice que la antigua ciudad perdida fue visitada por diversos explotadores durante esos siglos de abandono. No será hasta principios de 1860, cuando el explorador y naturalista francés Henri Mouhot dará a conocer al mundo la capital oculta del antiguo imperio jemer.

Sus cuadernos de viaje llenos de bellos relatos e imágenes mostraron una romántica descripción de los monumentos, despertando su curiosidad en occidente.

Arquitectura del templo

Una arquitectura que trata de reproducir el mundo de los dioses en la Tierra, con un templo que represente la puerta de entrada a la vida después de la muerte.

Templo Angkor Wat

Diseño arquitectónico

El diseño de Angkor Wat se basó en la representación del monte Meru, siguiendo las creencias de la concepción del cielo en el mundo hindú.
El monte Meru era un lugar al norte del Hilamaya que contaba con 5 picos donde habitaban los dioses, entre los que destacan Visnhú y Brahmá.

Arquitectura Angkor Wat

El templo orientado al oeste, el punto cardinal asociado al dios Visnhú, se configura como la «montaña-templo» formado por 5 «picos» con forma de mándalas, que representan el cielo y establecerán vínculo con los dioses. Estos picos están rodeados de otros más pequeños que representan el resto de picos de la montaña Meru.

Planta Angkor Wat
Sección Angkor Wat

El acceso principal se realiza por el lado occidental del complejo, a través de un puente de 12 metros de ancho que salva el impresionante foso de agua que rodea al templo. Un enorme foso rectangular de 1,5 x 1,3 km. con un ancho de 190 m.

Acceso Angkor Wat

En las escalinatas de Angkor Wat se pueden apreciar las estatuas de los leones o «los singhas», considerados como los guardianes del templo que lo protegen de los espíritus malignos

Panorámiga lago Angkor

También podemos ver algunas estatuas de seres mitológicos como las serpientes muticéfalas o «las nagas» que nos vigilan a lo largo del recorrido por el templo.

Estatuas templo Camboya

Los bajorrelieves de Angkor Wat

Al recorrer el templo de Angkor Wat nos iremos encontrando una gran variedad de muros decorativos con relieves bien conservados cargados de gran simbolismo.

Planta de templo Camboya

Esculpidos directamente sobre la piedra, los bajorrelieves nos muestran una gran variedad de representaciones de históricas batallas, figuras mitológicas y otros acontecimientos del antiguo imperio jemer.

En los muros exteriores del templo se pueden apreciar los relieves más representativos, donde aparecen diversas representaciones como la Batalla de Kurukshetra, la Procesión de Suryarvarman II, la Victoria de Vishnú, la Victoria de Krishna o la Batalla de Lanka.

Construcción de Angkor Wat

Las magnitudes asombrosas del templo y la abundante vegetación de su emplazamiento hacen pensar de los complicados e impresionantes trabajos de acondicionamiento del terreno que debieron realizarse para su construcción.

Enormes dimensiones del templo que se extienden por una superficie de 200 hectáreas, construido en un periodo excepcionalmente corto de 35 años.

Arquitectura Angkor Wat

Su construcción se realizó en piedra arenisca procedente del monte Rulen, situado a 45km al noreste de la ciudad.

Escalinata Angkor Wat

Las perfectas uniones entre los gigantescos bloques de piedra permitieron crear grandes relieves murales esculpidos por los mejores maestros artesanos de la época.

Es también característico que no emplearon ningún tipo de mortero para sus uniones, sino que se cree emplearon elementos metálicos para conseguir unir los grandes bloques de piedra.

Para los cimientos y muros exteriores de cerramiento se empleó laterita, mientras que para los muros decorativos con relieves se utilizó una piedra de grano más fino.

El gran foso de agua

Al aproximarnos al emplazamiento nos encontraremos con un enorme foso de agua alrededor de Angkor Wat que forma parte de un complejo sistema de aguas subterráneas que parten desde el embalse de Baray, situado al oeste del parque arqueológico de Angkor.

Foso Angkor Wat

En un primer momento, podríamos pensar que fue realizado como sistema de protección frente a posibles invasores, pero su principal función responde a una ingeniosa estrategia desarrollada por los ingenieros jemeres que haría posible la construcción de Angkor Wat.

La gran variación entre las estaciones a lo largo del año, provocados por las intensas lluvias durante la época de monzones y otros meses de importantes sequías, generaban un lugar peligroso para cualquier construcción.

El terreno se hinchaba de agua en época de lluvias y se vaciaba en las secas, ejerciendo un fuerte movimiento sobre los cimientos que producirían el derrumbamiento del templo.

Amanecer Angkor Wat

Por ello, los ingenieros jemeres desarrollaron la ingeniosa idea de construir un embalse a modo de foso gigante de agua de 190 metros de ancho que rodeara el templo, como si se tratara de un barco enorme que flota sobre el agua subterránea.

Una técnica que permitirá mantener estable el nivel freático en el terreno a lo largo de todo el año, evitando inestabilidades en los cimientos del templo.

Foso Angkor Wat

Cuando cesaban las lluvias, el agua del foso se filtraba al suelo que lo rodea, manteniendo unidos los granos de arena, fortaleciendo el terreno e impidiendo el derrumbamiento del gigantesco templo.

Una impresionante obra de ingeniería

Las obras de ingeniería de la civilización del imperio Jemer fueron capaces de modificar el terreno para el desarrollo de grandes infraestructuras y de los sistemas más avanzados del mundo antiguo.

Consiguieron desarrollar un impresionante sistema de canalizaciones para el abastecimiento de la ciudad.

Arquitectura Angkor Wat

Al igual que otros embalses desarrollados durante el imperio jemer, el enorme foso perimetral que rodea el templo de Angkor Wat se estableció como un gran depósito con capacidad de almacenar millones de litros de agua de lluvia.

La falsa bóveda de Angkor

La construcción de los espacios interiores en el imperio quedaba limitada por el desconocimiento de la técnica del arco. Es por ello que, la arquitectura jemer se caracteriza por sus galerías y espacios exteriores, sin lograr espacios interiores especialmente amplios.

Para la creación de las galerías y espacios abovedados se utilizará una técnica que consiste en ir formando una sucesión de hiladas con los bloques de piedras que van escalonándose hasta conseguir formar un arco.

Bóveda de Angkor Camboya

Este sistema utilizado para generar espacios abovedados será lo que se conoce como la falsa bóveda de Angkor.

Qué ver en el templo de Angkor Wat

Amanecer en Angkor Wat

Visitar Angkor Wat al amanecer es una buena oportunidad para tener una primera toma de contacto con el majestuoso templo.

Un momento mágico en el que experimentar un ambiente especial en un entorno único, teñido por una luz preciosa que ensalza los detalles y siluetas del templo.

Además de tener que madrugar, como sucede en gran cantidad de monumentos, el mayor inconveniente para disfrutar del templo al amanecer es la aglomeración de turistas que encontrarás en ese momento, todos ellos preparados para captar la mejor instantánea concentrados en el mismo lugar.

Para llegar a ese lugar tendremos que cruzar la pasarela que atraviesa el gran foso de agua y después dirigirnos hacia el lado izquierdo, donde nos encontraremos el «Reflecting Pond» (estanque reflectante) en la famosa panorámica del templo.

Desde este punto de vista, el Sol hace su aparición por detrás del templo regalándonos una de las imágenes más bonitas en uno de los amaneceres más espectaculares de Asia.

El templo es tan espectacular que puede ser visitado en cualquier momento del día y no perder su esencia.

Por ello, si no se quiere madrugar y se prefiere disfrutar del templo con mayor tranquilidad, recomiendo visitarlo en otro momento y así poder contemplar sus espacios en un ambiente más tanquilo que nos ayude a profundizar más en los detalles, perdiéndonos por sus rincones y disfrutando de su historia.

Visita a la ciudad antigua de Angkor

Existen alrededor de 200 templos en la antigua ciudad jemer, por lo que resulta complicado visitarlos todos. No obstante, nos bastarán 2 o 3 días para disfrutar de los templos más espectaculares de Angkor.

En mi opinión, el intenso calor y humedad que nos encontraremos en la visita a Angkor hace difícil una clara recomendación de cómo disfrutar de los templos.

Cómo visitar Angkor

Si se dispone de buena forma física, se disfruta mucho visitando en bicicleta el primer circuito de templos recomendados. Opción que nos permitirá entender fácilmente las colosales dimensiones del complejo arqueológico de Angkor.

Dejaremos el resto de días para visitar los circuitos más largos en tuk tuk, siendo la opción más utilizada por los turistas.De todas formas, si se quiere disfrutar de una visita más cómoda, tendremos multitud de ofertas para contratar tours privados de varios días.

Siem Reap se localiza a unos 15 km de la ciudad perdida de Angkor. En ella podemos disfrutar de una animada vida nocturna, música en directo y una gran variedad de restaurantes, comercios y mercados repletos de turistas de todo el mundo.

Dónde encontrar alojamiento

La opción para visitar los templos de Angkor es alojarse en la ciudad de Siem Reap, donde encontraremos una gran variedad de ofertas hoteleras por toda la ciudad y sus alrededores a un precio económico.

Personalmente, recomiendo alojarse en alguno de los buenos hoteles con piscina situados en los alrededores de la ciudad.

Encontraremos precios más económicos de lo que estamos acostumbrados, donde poder descansar de esos intensos días de sol visitando los innumerables templos de Angkor.

Cómo llegar a la ciudad antigua

Deja un comentario

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad