Pirámide Cestia de Roma

La misteriosa pirámide de Roma fue construida como tumba para el pretor Caius Cestius, sobre los años 18 y 12 a.C.

Su inconfundible estilo egipcio consigue llamar la atención en una ciudad llena de historia e increíbles monumentos.

Piramide Cestia en Roma

La pirámide se sitúa en la zona sur del centro de Roma, actualmente integrada en la Muralla Aureliana, junto a la Porta San Paolo y el Cementerio Protestante de la ciudad eterna.

A pesar de ser uno de los monumentos más antiguos y mejor conservados de Roma, muchos visitantes desconocen la existencia de esta pirámide, sorprendiendo por su arquitectura egipcia al visitar la ciudad.

Historia de una pirámide

Egipto y la Antigua Roma

Para entender qué hace una pirámide en Roma debemos adentrarnos en el contexto histórico del año 30 a.C., cuando el Imperio romano conquistó Egipto, pasando a ser una provincia más bajo su dominio.

Piramide Cestia Roma

Esto llevó a una contínua relación entre los imperios romanos y egipcios, estableciendo un extenso intercambio y enriquecemiento cultural entre ambas civilizaciones.

Se desarrolló una época de gran esplendor en el imperio, donde se proyectaron numerosas tumbas y monumentos de grandes dimensiones, algunas de ellas inspiradas en construciones egipcias.

De hecho, en esta época de gran esplendor, la fascinación de los emperadores romanos por la cultura egipcia llevó al traslado de obeliscos y otros monumentos a Roma, todo un símbolo de poder tras sus conquistas.

Piramide Cestia Roma

En el momento de su construcción estaban prohibidas las tumbas dentro de la muralla de la ciudad, por lo que se situó aislada a la afueras de la misma.

Con el paso del tiempo, la ciudad creció hasta el punto de quedar la pirámide integrada en la propia Muralla Aureliana, en el siglo III a.C.

El misterio de la pirámide

Cayo Cestio Epulone era un rico sacerdote de la antigua Roma, que había desarrollado la carrera política.

Convertido en pretor (magistrado de la antigua Roma) y después tribuno de la plebe, llegó al punto de ser miembro del Colegio de los Epulones de Roma..

Piramide Cestia Roma

Ser un «epulone» demuestra que alcanzó un alto estatus social, llegando a amasar una gran fortuna, con una ambición tal que ordenó encargar la pirámide, una tumba digna de un auténtico faraón.

La pirámide debía construirse en unos terrenos de su propiedad, fuera de la ciudad amurallada, al inicio de Via Ostiense, una importante ruta de la Antigua Roma, que conectaba la ciudad con el puerto de Ostia Antica.

Como dato curioso, se sabe que esta pirámide no fue la única construida en la Antigua Roma. Al menos, otras 3 pirámides más se levantaron en la ciudad, pero fueron destruidas a lo largo de la historia.

El testamento de Cayo Cestio

Caius Cestius dejó en su testamento una exigencia muy peculiar para su familia más cercana.

Debían construir su mausoleo en un plazo máximo de 330 días desde la fecha de su muerte, como condición indispensable para recibir la correspondiente herencia.

Piramide Cestia Roma

Su exigencia se cumplió, como atestigua una de las inscripciones que, a día de hoy, podemos ver en el lado oriental de la pirámide:

«El trabajo fue completado, de acuerdo con la voluntad, en 330 días, por decisión del heredero (Lucio) Pontus Mela, hijo de Publius de la Claudia, y Pothus, liberto». Traducción del latín de una de las inscripciones sobre la construcción de la pirámide.

Construcción de la pirámide

Diseño del mausoleo

Este singular monumento fúnebre se construyó en ladrillo y mortero, con una altura de 125 pie romanos (36,40 m) y base cuadrada de 100 pies romanos (29,60 m) por lado.

Actualmente, sus dimensiones aparecen reducidas debido al cambio del nivel de la calle, que fue elevado en años posteriores.

Piramide Cestia en Roma
Comparativa con la pirámide de Guiza

Un diseño de la pirámide con acabado exterior mediante losas de mármol blanco de Carrara, que tiene unas proporciones mucho más esbeltas que las típicas pirámides egipcias.

Piramide Cestia Roma

Su perfil afilado nos recuerda a las pirámides nubias que podemos encontrar en Sudán, unas construcciones levantadas por los gobernantes de los reinos cusitas y Egipto.

La cámara interior

Al interior de la pirámide se accede por una pequeña entrada en el lado oeste, que conduce a una cámara funeraria con techo abovedado y planta rectangular (5,95m de largo x 4,10 m de ancho x 4,80 m de alto).

En 1660, esta pequeña cámara fue descubierta, encontrando en ella frescos originales que decoran su interior sobre un fondo blanco.

Un techo formado por una pequeña bóveda de cañón, donde aún se observan restos de Victorias Aladas (diosa griega de la victoria que honra a los héroes).

Piramide Cestia Roma

Las paredes están decoradas con motivos funerarios, urnas, músicos y plañideras (mujeres a las que se pagaba por ir a llorar a ritos funerarios).

Como suele suceder en la construcción de toda pirámide, la cámara interior quedó sellada al exterior para proteger la tumba de posibles saqueadores.

A pesar de ello, la pirámide fue desvalijada en años posteriores y no se conserva ningún enser del difunto en su interior. En la pared del fondo, donde se supone estaría la imagen del difunto, hay un enorme agujero realizado por saqueadores.

Trabajos de restauración

Descubriendo la pirámide

Gracias a los trabajos de restauración realizados en 1656, por orden del papa Alejandro VII, se consiguieron recuperar varias restos de columnas y esculturas que ambientaban la pirámide y que hoy podemos ver en los Museos Capitolinos, junto al testamento de Cayo Cestio.

También se encontraron fragmentos de estatuas de bronce, supuestamente situadas sobre las propias columnas.

A día de hoy, podemos ver los restos de 2 de las 4 columnas que se situaron en cada una de las esquinas de la pirámide.

Con estos trabajos se accedió a la cámara interior, descubriendo los restos de los frescos originales, que fueron retratados en 1660 por el pintor italiano Pietro Santo Bartoli.

Entre los siglos XVII y XIX, la pirámide fue un importante atractivo para estudiantes y familias europeas en su viaje a la ciudad de Roma.

Desempolvando el monumento

Con el paso del tiempo, la pirámide cayó en el olvido por turistas y ciudadanos de Roma. El mausoleo se encontraba muy descuidado, con sus fachadas oscurecidos por la suciedad y contaminación que genera el intenso tráfico de la ciudad.

En 1970 y 2002 se llevaron a cabo limpiezas en profundidad del monumento. Sin embargo, el continuo deterioro al que se vio sometida la pirámide durante los últimos años, exigía una restauración más a fondo.

Ya entre 2003 y 2004 la pirámide volvió a lucir esplendorosa por los trabajos de restauración realizados, gracias a la aportación altruista del empresario japonés Yugo Yagi, que sufragó los costes de la misma.Gracias a los trabajos de restauración realizados por la Soprintendenza Archeologica di Roma, desde 2016 está abierta al público (mediante visitas guiadas y con cita previa).

Inscripciones en la pirámide

En la Pirámide Cestia podemos destacar varias inscripciones en latín en los muros con orientaciones este y oeste:

Piramide Cestia Roma
  • En la inscripción más elevada podemos ver una dedicatoria a Cayo Cestio:

C – CESTIVS – L – F – POB – EPULO – PR – TRT – PL

VII – VIR – EPOLONVM

«Cayo Cestio, hijo de Lucio, de la gens Pobilia, miembro del Colegio de Epulones, Pretor, tribuno de la plebe, Septemvir de los Epulones».

  • Otra inscripción a media altura, con las letras más pequeñas, describe datos de la construcción de la pirámide:

OPUS – APSOLVTVM – EX – TESTAMENTO – DIEBVS – CCCXXX

ARBITRATV

PONTI – P – F – CLA – MELAE – HEREDIS – ET – POTHI – L

«El trabajo fue completado, de acuerdo con la voluntad, en 330 días, por decisión del heredero (Lucio) Pontus Mela, hijo de Publius de la Claudia, y Pothus, liberto».

  • En el lado este podemos otra inscripción, realizada en una época posterior, por orden del Papa Alejandro VII en 1663, conmemorando los trabajos de excavación y restauración de la pirámide y sus alrededores:

INSTAVRATVM – AN – DOMINI – MDCLXIII

Precios y Horarios de la pirámide de Roma

Para visitar el interior de la Pirámide Cestia se necesita reservar cita previa y acceso obligatorio con visita guiada o acompañada.

Horarios de visita

Los horarios de visita al interior de la pirámide son el 3º y 4º sábado de cada mes (agosto cerrado).

  • Visita de grupos: 10:00 y 12:00.
  • Visitas individuales: 11:00.

Precios de las entradas

  • Entrada individual: 5,50 €.
  • Entrada de grupos con reserva obligatoria: 40 € (máx. 20 personas).
  • Entrada gratuita para menores de 12 años.

Información y reservas

  • De lunes a viernes de 9.00 a13.00 y de 14:00 a 17:00.
  • Sábados de 9:00 a 14:00.

Teléfono de información y reservas: +39 0639967702.

Cómo llegar a la pirámide

Existen varias formas de llegar fácilmente a la Pirámide Cestia si uno se encuentra en la ciudad de Roma.

Piramide Cestia Roma

La pirámide se encuentra en Piazzale Ostiense y podemos llegar a pie desde el mismo centro de Roma, o bien mediante distintos transportes públicos:

  • Metro. Llegar a la parada PIRAMIDE de la línea B de metro.
  • Tren. Llegar a la estación de tren ROMA OSTIENSE. De esta estación llegan algunos trenes desde lugares importantes como la estación de Termini, el Aeropuerto de Leonardo da Vinci, Civitavecchia o Lido di Ostia.
  • Autobús. Existen varios autobuses que llegan (bus 23) o pasan por Piazzale Ostiense.
  • Taxi. Existe para de taxis en Piazzale Ostiense.

Deja un comentario

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad